lunes, 5 de octubre de 2009

La importancia de la argumentación en el Debate


Argumentar (defender una idea, convencer al interlocutor, rebatir argumentos contrarios) es el centro del funcionamiento de la sociedad. Existen diferentes técnicas de argumentación, algunas de las cuales ya hemos visto en el taller sobre la exposición porque se usan también para simplemente exponer y explicar algo (por ejemplo las expresiones para organizar, o las que expresan causa o consecuencia).

La estructura de una argumentación sería en líneas generales similar a la de la exposición, pero cuando argumentamos necesitamos convencer, hacer juicios de valor, refutar, expresar oposición o desacuerdo, y otro tipo de funciones comunicativas que la exposición normalmente no incluye.

I. El tema se debe presentar con una introducción que sea clara y concisa. La introducción debe ser lo más objetiva posible e introducir el tema principal, la opinión del interlocutor, así como una enumeración de razones por las cuales este tema es susceptible de debate.

II. Se debe argüir habiendo estudiado los pros y los contras y usando expresiones de acuerdo, desacuerdo, posibilidad o imposibilidad, convicción, objeción, juicio o valoración y reserva. También es necesario dar ejemplos.

III. Es conveniente incluir "argumentos de autoridad": referencias, citas, datos, opiniones autorizadas, para aportar variedad en los puntos de vista.

IV. Hay que resumir la opinión sobre el tema.

V. Finalmente se debe dar una conclusión.


Diana Albán.

Nicole Noemi.

Odontología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada